BIENVENIDO AL MUNDO, BRUNO