Este mes tenemos que subirnos a las alturas para poder reunirnos, una forma curiosa de reunirnos y a la vez que nos puede hacer retroceder a la infancia. ¿Quién no ha querido tener una casa en un árbol cuando era pequeño?
En esta ocasión mi asesor, que es muy listo, me ha mandado dos grandes ideas y como solo podemos quedarnos con una me he tenido que decantar por una preciosa casa hecha toda, hasta el último detalle decorativo, con materiales recuperados
Pero para mañana publicaré la otra opción porque, como mi duende, es un sueño.
Hemos elegido esta casa además por la historia que hay detrás de ella, la cual podéis ver en este enlace
http://theletteredcottage.net/camp-treehouse/. Todo empieza con una preciosa frase de Teresa, que es la dueña de la casa
«Hasta el más modesto de los proyectos se puede convertir en algo hermoso. No hay ningún proyecto inalcanzable. Con esperanza y un martillo siempre hay una manera»
Me parece una canto precioso a la fuerza de voluntad de las personas por creer en un proyecto
Cuando los dueños de la casa compraron la finca quisieron hacer una casa en un gran olmo que había en el centro de la finca y el padre de ella, Tom,  inauguró el proyecto colgando un columpio de sus ramas como inicio de las obras
Al año Tom murió y por la misma época el árbol empezó a secarse por una enfermedad que hizo de no se pudiera salvar, pero después de hacer varios estudios Teresa se resistió a cortar el fuerte tronco sobre el que construir la casa.
Con esta idea reunió a un grupo de amigos que como una sola mano se unieron para llevar a cabo el sueño de Tom, 
De lo que en principio era una pequeña casa en el árbol iba conviertiéndose en una casa más grande, se construyó sobre unos fuertes pilares de hormigón que aseguraran su sujeción pero el resto de los materiales fueron todos materiales recuperados y materiales de derribo

Al rededor del viejo olmo se fue construyendo toda la casa, se dejó un espacio central muy amplio y dos pequeños loft en altura al los que se accede con escaleras de mano, como dormitorios.

Teresa y una amiga se encargaron de la decoración interior, minimalista, vintage y todo, hasta las piezas tapizadas han sido hechas a mano y con materiales recuperados, muchos recogidos de los bosques cercanos como la lámpara de cuernos que cuelga del centro de la casa.

En la parte exterior se hizo una especie de porche que se iluminó con los botes que Teresa tenía guardados hacía años en el garaje.

Y como no podía ser de otra manera le pusieron el nombre de Tom a la casa, pero además colgaron el viejo columpio de una de las ramas que quedaban y que sobresalía de la casa para que así todavía se pudiera mecer en los días de brisa.
Es una casa preciosa, pero lo más importante es todo lo que la envuelve, el sentimiento de unión que genera la consecución de un proyecto común y por un fin tan bonito como hacer realidad el sueño de alguien que ya no está con ellos y que aún así lo podrá ver.
Además creo que es toda una poesía a la creatividad, con materiales maravillosos sacados del olvido y utilizados con mucho cariño para conseguir la calidez y la ternura que tiene esta casa.
Y como yo soy así y me gusta rematar todo lo que hago, os dejo está preciosa canción de Rosario Flores que ya cantaba su madre y que creo que viene muy bien para animar nuestra fiesta

Pero no os perdáis las propuestas del resto de mis amigos, seguro que ellos nos han invitado a subirnos a unos árboles fantásticos 

Como ya sabéis cada mes invitamos a un blog nuevo a nuestra fiesta de la decoración.  Este mes nuestra invitada es Laia Forest y su blog «Aticsegona«.
Y los demás amigos somos los siguientes:
Gris BerenjenaKuluncaDecoLittlefewMónicaDiagoMi casa no es de muñecasMinistry of decoMuebleando otra vezMy leitmotivOlaimarOne Happy MessPersonally selected productsPMOSQTránsito inicialTres studioUn dos trexaVirlovaX4durosA Desperate LifestyleAntioquía InteriorismoBlanco vintageBoho deco chicCasa HausComodosinteriores,  Cositas decorativasDar aminaDecoinspirateDecor&MeDecoritzionDeleite,DelikatissenDesde my ventanaDurabilitéEl sabor de lo antiguoEn mi espacio vitalEtxekodeco

8 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *